TU AGENDA

Organizamos tu forma de trabajar

 Una persona organizada será más productiva, tendrá tiempo para todo, y su negocio lo notará.

Uno de los servicios que ofrecemos en TeamCONSULTOR es enseñar como puedes organizar tu tiempo para sacarle el máximo rendimiento y disfrutar de la vida en sus aspectos esenciales (familia, deporte, amigos, compras, cocina…). Una clave fundamental para gestionar mejor el uso del tiempo es aprender a organizar nuestra jornada laboral.

Muchas personas consideran que solamente con llevar una agenda al día es suficiente; y, sin embargo, están inmersos en multitud de tareas superpuestas, en las que el cuerpo, el cerebro y el espíritu no sabe por dónde empezar.

De allí que es esencial priorizar entre lo urgente y lo importante, tener rutinas de productividad y aprender a generar mejoras permanentemente ya que, de esta forma, lograrás adquirir la destreza de gestionar decenas de flujos de trabajo y no procrastinar. Así disminuirás notablemente tu cansancio, abatimiento y el desgaste excesivo de tu energía.

TeamCONSULTOR te aconsejará que tipo de tareas tienes que hacer diariamente en tu negocio y de que forma.

Una buena rutina productiva en el trabajo se divide en 6 pasos

1 – ESTABLECE UNA RUITINA. 

Aunque no lo parezca, el tener el mapa de ruta  es muy alentador para conseguir la energía que necesitas. 

Una vez clara la prioridad de las tareas, lo siguiente es gestionar un horario de trabajo a seguir con la distribución de estas tareas y el tiempo a dedicar en ellas. Si se sigue correctamente no habrá problemas en finalizar a tiempo todo lo que hay por hacer. Un consejo es empezar por labores rutinarias como enviar y responder mails, realizar llamadas importantes y así posteriormente adentrarte en los proyectos y nuevas labores que siguen tu horario.

2 – EMPIEZA POR LO MÁS DIFÍCIL.

 Uno de los principales problemas de la organización del tiempo de trabajo es que no se sabe por dónde comenzar. Nuestra sugerencia es que avances en primer lugar con aquellas desafiantes y que requieren un alto nivel de enfoque y energía. En paralelo podrás resolver todos los temas que lleven menos de un minuto. 

3 – PROGRAMA LAS TAREAS.

Es conveniente utilizar tu agenda . La clave está en que vas a apuntar absolutamente todas las acciones que necesites realizar (no sólo las más relevantes para ti o las reuniones). Este es un gran déficit que tienen las personas sobreocupadas, ya que indican como importantes ciertas cosas, y otras -que son las que suman detalles de valor- no las registran. 

Anota en orden de relevancia las tareas a realizar. Y ves tachando de forma visible cuando has completado cada secuencia: este acto de resaltar lo que ya está terminado es fundamental para que tu cerebro te habilite la energía suficiente para continuar con las demás tareas.

4 – MANTENEN SÓLO REUNIONES INDISPENSABLES Y PLANIFICADAS

La sugerencia es que las reuniones sean programadas a consciencia. Una reunión general y frecuente no debería durar más de 30 ó 40 minutos. El seguimiento posterior es clave para empezar a adquirir la gimnasia de hacer que sean productivas desde que comienzan hasta que terminan.

5 – ADMINISTRA CORRECTAMENTE EL FLUJO DE TRABAJO. 

Otro punto débil de las personas que no saben gestionar la organización del trabajo es que por lo general asumen tareas sin consultar en qué orden de prioridad hay que colocarlas. El aprender a priorizar entre urgente e importante, qué se puede delegar y qué dejar de lado por el momento es esencial para administrar el flujo. 

6 – DEDICA MOMENTOS PERSONALES CADA DÍA. 

Tan importante como cumplir en el trabajo, es dedicarse tiempo personal, hacer pausas y encontrar sentido en lo que estás haciendo. Muchas veces en la velocidad de lo laboral te postergas y dejas de lado la parte humana, esencial para que sigas viviendo lo que haces con pasión y energía. Dentro de tu agenda registra las pausas y también las actividades personales impostergables: hacerlas importantes. En el trabajo es fundamental que hagas pausas: lo recomendable es que cada hora y media estires tu cuerpo, aprendas a respirar con diversas técnicas o practiques meditación y mindfulness para cargar las pilas. También es clave que establezcas lo más claramente posible tus horarios laborales. 

Recuerda que tienes una vida personal que es la que le da sentido a tu existencia: no la postergues.

En TeamCONSULTOR aprenderás otra fórmula para lograr lo que te propongas.