¿Cuántas veces habremos oído esa frase que dice: “pequeñas acciones generan grandes cambios”?

Y es tan cierta que deberíamos recordarla más a menudo, y aplicarla a todos los ámbitos de la vida. Si nos parásemos a pensar lo que se puede conseguir con un mínimo esfuerzo, con nuestro mínimo esfuerzo sumado al de muchos otros, se alcanzarían las grandes metas con más facilidad.

Hoy quiero deciros que “cada gota cuenta”. Y quiero explicaros porqué.

Cada persona tiene aproximadamente cinco litros de sangre que el corazón impulsa a través de las arterias para llegar a todos los tejidos del organismo y recupera a través de las venas tras oxigenarse en los pulmones. El 55% de la sangre es plasma, un líquido que sirve de medio de suspensión a las plaquetas, los glóbulos rojos y los leucocitos o glóbulos blancos.

Todas las funciones que realiza son vitales para el organismo, por lo que existe una constante necesidad de sangre para infundir a pacientes que por una causa u otra han perdido mucha sangre o ésta presenta algunas deficiencias que sólo pueden ser corregidas mediante una transfusión. Los expertos señalan que nueve de cada diez personas necesitarán una transfusión de sangre a lo largo de su vida, lo que da una clara idea de la importancia de donar sangre.

Ésta puede ser necesaria en diferentes circunstancias:

  • El tratamiento de personas con determinadas enfermedades.
  • El tratamiento de las anemias, como las que se producen, por ejemplo, en los pacientes oncológicos a consecuencia de la quimioterapia.
  • Afrontar las pérdidas de sangre que pudieran producirse en el transcurso de intervenciones quirúrgicas.
  • Reaccionar convenientemente en complicaciones del parto que pueden ocasionar hemorragias antes, durante y después del mismo.
  • Tratar a pacientes accidentados que han sufrido importantes hemorragias internas o externas como consecuencia de los traumatismos sufridos.
  • Tratar a niños con anemias graves producidas por enfermedades como el paludismo o la malnutrición.

El problema es que la sangre, una vez extraída tiene un tiempo de vida limitado y hay grupos sanguíneos más raros que otros, de ahí que en ocasiones, especialmente ante catástrofes naturales o accidentales se hagan llamamientos para la donación de sangre.

La sangre donada no se puede conservar durante mucho tiempo. Algunos componentes no duran más de unos pocos días. Es la razón por la que se debe donar periódicamente, para que siempre haybus (2)a sangre a disposición de las personas que la necesiten, pero respetando los plazos para proteger la salud del donante.

La entidad que gestiona las donaciones es el Banco de Sangre. Éste te pone facilidades para que el desplazamiento no sea un problema y para recordarte que mucha gente te necesita. Las mujeres pueden donar hasta 3 veces al año, y los hombres 4. Invertir 1 hora de nuestro tiempo no debería ser un problema.

La sangre no se transfunde directamente de la persona donante a la receptora, sino que se somete a un proceso de separación del que se obtienen tres componentes:

  1. Glóbulos rojos:parte celular utilizada en las intervenciones quirúrgicas, hemorragias debidas a accidentes de tráfico, tratamiento de anemias, trasplantes de órganos…
  2. Plaquetas:parte celular utilizada en pacientes con cáncer o leucemias, trasplantes de medula ósea, trastornos de la coagulación, hemorragias…
  3. Plasma:parte líquida de la que se obtienen una serie de proteínas para el tratamiento de enfermedades de la coagulación, enfermedades infecciosas, grandes quemados… El plasma que no se transfunde se envía a los laboratorios farmacéuticos para que lo transformen en medicamentos, como la albúmina, gammaglobulinas, factores de coagulación… Dichos medicamentos, una vez elaborados son enviados a las Farmacias Hospitalarias para su distribución a las personas que lo necesitan y facilitarles el tratamiento adecuado.

De esta forma, cada donación de sangre beneficia a más de una persona, ya que los componentes sanguíneos se utilizan por separado.

Y ahora, sabiendo lo importante que es donar sangre, que cada componente se utiliza por separado para obtener el máximo rendimiento, sabiendo de su rápida caducidad ¿qué nos impide hacernos donantes?

Aprovecha las campañas que organiza el Banco de Sangre, hazlo por esas personas que te necesitan. Hazlo por ti, porque algún día el necesitado podrías ser tú o alguno de los tuyos. Disfruta de la sensación de aportar tu granito de arena y recuerda que alguien ahí afuera te está inmensamente agradecido, porque ¡cada gota cuenta!.