La alegría, junto con la felicidad, son necesarias para que tu bienestar emocional esté en un buen nivel dentro de tu vida.

Cuando hablamos de emociones estamos refiriéndonos a un estado anímico concreto, una reacción subjetiva de nuestra mente ante el ambiente y los sucesos que nos rodean.

Para poder estar bien emocionalmente deberás ser consciente de que debes activar esa alegría y disfrutar cada instante que la vida te regala. Todos deseamos cosas en la vida que creemos que nos traerán felicidad, alegría, paz y seguridad, ya sea más dinero, amor o mejor salud.

¿Qué es la alegría?

Podemos sentir alegría cuando alcanzamos una meta, vivimos una experiencia enriquecedora o conseguimos atenuar un malestar que sentíamos. En general la alegría forma parte de las emociones y sensaciones relacionadas con un estado de bienestar interior: felicidad, satisfacción, júbilo, éxtasis, dicha, etc.

¿Para qué sirve la alegría?

Muchos dicen que la función principal de la alegría es asegurar la existencia de la especie humana, sea como sea, también nos ayuda a ser más creativos, solidarios y proactivos, es decir crea lazos entre los seres humanos.

En la vida es necesario trabajar en la alegría, para que al mismo tiempo aprendas a dejar ir la preocupación, el estrés, la tristeza y la ansiedad.

¿Cómo se expresa la alegría?

El canal principal de expresión de esta emoción suelen ser los gestos faciales producidos con los ojos y labios, lo que resulta en una sonrisa. Según el nivel de alegría esta sonrisa puede llegar a la carcajada, acompañándose de sonidos y diversos cambios posturales.

No hay nada externo a ti que te aporte alegría de manera permanente. Es más, este tipo de sensaciones y emociones son en su gran mayoría de casos, algo temporal o cíclico. Lo que importa es estar en sintonía con uno mismo y saber que si se quiere, se puede disfrutar y vencer a los pensamientos negativos que quizá en algún momento se apoderan de tu mente.

 

5 Consejos para conseguir encontrar la alegría en tu día a día.

 

1 > Presta atención a lo que te gusta

Es buena idea prestar atención a los pensamientos que te hacen sentir bien. En todos los casos, se reciben las oportunidades más grandes en la vida cuando estás abierto a buenos pensamientos. Quizá necesites hacer un cambio en tu vida, que te guste, para mejorar tu calidad y tu bienestar general.

Presta atención a lo que te gusta para conseguir cosas buenas dentro de tu corazón. Si eso significa ignorar algo de la información sobre el mundo real, que así sea.

 

2 > Preocúpate por el autocuidado

Para sentir alegría y felicidad dentro de ti, debes cuidarte. Solo tú eres el encargado de poder cuidar tu salud física y mental. Es importante que te tomes un momento para hacer cosas que te gusten a ti, y si es cada día mejor. Debes tomarte un momento de respiro, de relajación, …

Aprovecha tu tiempo para trabajar la alegría, para ser feliz… Pero no hagas cosas que te hagan estar menos feliz, ya sean aspectos laborales o personales. No puedes hacer algo que te gusta si tienes la mente intoxicada con pensamientos negativos. La buena noticia es que el cerebro está programado para pensar en solo una cosa al mismo tiempo, así que aprovecha eso para centrarte en lo que te gusta y permitir que los pensamientos que te molestan, simplemente no tengan cabida en tu mente. Así podrás tomar conciencia de la importancia de trabajar tus buenos sentimientos en cada momento.

Una de las formas más seguras de hacer brillar ese tiempo de cuidado personal es asegurarte de no estresarte con las tareas del día a día. Organiza tu vida para que el tiempo que te dediques sea el más efectivo posible. Es tu tiempo, escoge lo que quieras hacer (leer, deporte, pasear, estar con alguien a quien quieres, cuidar tu imagen, etc.) y hazlo.

 

3 > Busca un estado de ánimo alegre

Si trabajas para tener un estado de ánimo alegre te darás cuenta cómo tu vida irá mejorando poco a poco a medida que van pasando los días. Un estado consciente de tu estado de ánimo hará que seas capaz de encontrar las actividades diarias que te producen bienestar y una sonrisa en tu rostro.

Una vida feliz es la mejor existencia que podemos esperar alcanzar. Es el tipo de vida que produce vibraciones positivas y energía para sentirse bien, y nos alienta a mirar hacia el futuro con grandes esperanzas. Cuando sientas las buenas emociones en tu ser, como cualquier otra adicción (pero ésta como buena), querrás sentirlo cada día de tu vida.

4 > Aprecia las cosas pequeñas

Para poder reírte más en la vida es importante que comiences a apreciar las cosas pequeñas que ocurren. Porque la alegría y la felicidad se encuentran en lo simple de lo cotidiano. Todos los tenemos; esos pequeños momentos o cosas que a menudo pasan desapercibidas o no se aprecian porque pensamos que son insignificantes o las damos por sentado porque vivimos en una cultura que celebra solo grandes logros.

Muchas veces las cosas que más importan son las pequeñas… y son las que en realidad te aportarán todas esas buenas emociones en tu interior.

5 > No es necesario que persigas la alegría y la felicidad

Cada día tendrás oportunidades para ser feliz o estar alegre, pero tendrás que ser consciente para encontrarlas. No puedes esperar de forma pasiva que la felicidad o la alegría lleguen a ti sin más, debes poner un poquito de tu parte para conseguirlo.

Es probable que la oportunidad de ser feliz y disfrutar de la alegría ya haya llegado. A veces está justo delante de ti. Por la razón que sea, no puedes cambiar tu enfoque para notarlo y apreciarlo… pero independientemente de lo que esté sucediendo a tu alrededor, puedes sentirte más feliz, más alegre, ser productivo, atraer el éxito y divertirte durante el proceso. Cuando cambies tu perspectiva y la forma en que piensas ahora mismo, tu pensamiento cambia… y la vida mejora.

 

¿Y tú cómo expresas tu alegría? ¿La sientes a menudo?

¿Qué haces para sentirla cuando la necesitas?